sábado, 14 de abril de 2012

100 sin el titanic

Fue el 14 de abril de 1912, poco antes de la medianoche, cuando el Titanic chocó contra un iceberg. Unas tres horas después, el entonces mayor barco del mundo se hundió en las profundidades heladas del mar, convirtiéndose en la tumba de alrededor de 1.500 personas. Ningún superviviente está vivo hoy día. Sin embargo, el naufragio permanece en el inconsciente colectivo. No hay quien no haya imaginado alguna vez cómo deben haber sido esas horas: en primera clase, la vajilla comenzó a caerse de las mesas; la orquesta siguió tocando hasta el final y en las cubiertas bajas, quienes habían comprado los pasajes más baratos murieron primero.
A pesar de todas las catástrofes con embarcaciones ocurridas en los últimos 100 años, ninguna fascina tanto como el hundimiento del Titanic en su viaje inaugural.


Pero ¿de dónde viene esa fascinación que ejerce el Titanic? "Hay muchos motivos", explica John Wilson Foster, profesor emérito de Belfast y autor de varios libros sobre la legendaria embarcación. "A fin de cuentas, fue el hundimiento del entonces mayor crucero del mundo y hubo 1.500 muertos", dice. A bordo del barco de vapor viajaban más de 2.200 personas. También es clave que la lista de pasajeros fuera tan variada. "Esto llevó a que el barco sea visto como microcosmos de la sociedad europea y estadounidense de esa época", afirma. En primera clase viajaban algunos de los hombres más ricos del mundo. "El barco ofrecía un simbolismo que los comentaristas y artistas no tuvieron más que retomar. La lista de pasajeros también era muy variada culturalmente, había escritores, pintores, modistos y actores a bordo. El elenco de esta tragedia, que en parte se convirtió en melodrama, nunca fue mejor en la historia de las catástrofes navieras", añade. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario